Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2011.

REBECOS ACORRALADOS

20110102125652-poetas-suicidas-rebeco-riano.jpg

Qué esfuerzo subiendo desde una silla

los escalones de la tristeza

Cómo timbran su dolor las palabras

Hay un oscuro espejo del ser que copia los versos

a esa hoja sucia de blancura

Llegas al último risco del poema

y con los ojos puros de un rebeco acorralado

miras el mundo

 

¡Y qué fácil quedarse herido!

 

Son los poetas

De acre y dulce piel melancólica

Sin un esbozo de sangre en la trastienda

(Pensar en la muerte no es ir a abrazarla)

Pero de súbito

vienen ramalazos

rachas de viento de angustia y…

 

una  ventana que se abre desprevenida

la espita del gas que semeja un gatillo suave

la vía del tren que se torna senda serena

el río que invita a soñar bajo sus aguas

el aspa roja sobre la sombra de una rata que muda su piel en la tuya

el fulgor del filo del cuchillo que saja su crepúsculo

ese corazón dibujado en el pecho que pide el tino de una bala

 

De acre y dulce piel melancólica

son los poetas

 

Y qué esfuerzo desde una silla

hasta los ojos de ese rebeco acorralado

desde donde miran

 

¡Y qué fácil quedarse malherido!

                                                  ©Rubén Lapuente

 a J.A.Goytisolo, W.Rodriguez, V.Ramos, J.Acillona, A.Reyes, J.I.Fuentes, L.Artigas,S.Tormes, E.Freire,L.Hernández, H.Murena,P.Sinos, N.Arnero. Pavese, V.Parra,G.Ferrater, A.Costafreda, S.Plath, J.Arguedas,P.Celan….

02/01/2011 12:56 rubenlapuente #. DOLOR ( 21 ) Hay 4 comentarios.

FLOR DE HOSPITAL

20110109174013-hospital-san-pedro-logrono.jpg

Estas camas sonoras

de sábanas vírgenes de amantes

cargadas de dolor  rudas de miedo

que por duros pasillos de blancura

batiendo ojos

te llevan medio dormido

al ribazo del sueño

en armas de tu sangre

en las que despiertas

tras una puerta

sin cerrojo  ni aldaba

que te trae primero borrosa

sombras de colores sobre la pared

voces a hombros de voces

la sorpresa luego del aroma blanco

almidonado de la enfermera

de la gris bandeja sin humo de fogón

de la eternidad de un periódico en las manos

de no ver nunca a nadie asomado a la ventana

de empezar a oler como a esa flor de hospital

que ya desde el zaguán de visita embebía

del recuerdo del olvido de aquella insoportable

agonía rítmica

de saber que al irte no volverás la cabeza

a donde obligan a morir

                                                ©Rubén Lapuente

Foto: Hospital de San Pedro de Logroño

EL VIENTRE DE OLGA

20110115211432-el-vientre-de-olga.jpg

¿No es todo un milagro?

Si hasta la voz se me endulza

Si hasta mi ciego abrazo se agranda

Yo citada en la sombra

 ¡Que ya se mueve!

¡Que se despereza!

Y qué suave aldaba llama

 Qué terciopelo me roza

 

¿Un saquito lleno

de viento es la vida?

 

Y yo que era ayer casi nada:

El vaivén de una espiga

La hazaña de una nube

Esa chica de la tienda

anclada como una farola

La que vivía al bajar la persiana

 

¿No es un prodigio

que el tiempo me olvide?

¿Que este sol mío de adentro

no pueda esconderse?

¿Que este incansable

paseo de mis manos

por el bostezo de mi vientre

crezca y crezca?

 

¡Y cómo imaginarme que la alegría

 me regalara lágrimas!

 

¡Eh!  ¡Que ya se mueve!

                                     ©Rubén Lapuente

 

Foto: el vientre de Olga (con Alba o Marcos dentro)

AMOR PRIMERO

20110123140758-amor-primero.jpg

Calle arriba

calle abajo

lanzábamos

nuestras

miradas

granadas

adolescentes:

azotes al corcel de otro corazón

 

Al trasluz de aquel vestido

¡Oh!  Su silueta vivía

aparte

Su aura

era como

la estela que deja

un poema 

Como el gesto

que no se borra

a su muerte

Y cómo se parecía

su pequeña tristeza

a la mía

 

En el rellano de una sombra

deprisa

entramos

a robarnos:

su tierno cuerpo

como el mío sin hacer

era infinito

 

Al salir a la luz

Ya éramos otros

                    ©Rubén Lapuente

LAS TERRAZAS SON PARA EL VERANO

20110130085645-terraza-logrono-fumadores-en-enero.jpg

En este enero de fríos tizones

florecen por toda la ciudad

rediles de volutas de humo

Al calor de un cigarrillo al relente

arrebujados

con los cuellos del abrigo subidos

colonizan los zaguanes

las aceras

¿Cómo tomar un café sin liar una hebra?

¿Cómo no poder echar bocanadas

entre los dos sorbos de una copa?

¿Una partida en el bar sin la bruma

de un veguero?

Y emigran

de los decretos en los bares

a sus terrazas de cálidas setas

donde el gélido aire de enero les sitia

Y siempre con ese alguien dentro

esa medusa de ansiedad

que al tocar el cielo de la boca

les reclama una nueva y profunda

enferma calada

Al calor de un cigarrillo al relente

¿Quién duda que sueñan

con poder ser libres

y pasarse a la otra ribera?

                      ©Rubén Lapuente

Foto : terraza de la Gran Vía de Logroño en enero y a cero grados

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris