Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA PALABRA

20200824153740-el-viaje-por-tu-cuerpo-ruben-lapuente.jpg

Una palabra 

entre los dos

De mí para ti

A solas

Esa palabra

que atraviesa

la piel como un milagro

Que

al perderse

se esconde

en todos los rincones

de uno

Pero ¿cuál?

¿Vida?

No  Ésa no

Mejor otra

Que vida lleva

 a su espalda un Judas

Un sicario

Un circo de lágrimas

No

Y tan dulce como “cariño”

Tampoco

Que pronto se repite

como muletilla

Oyéndola todos

Que empalaga

No  no

“Cielo” es demasiado bella

Etérea

No se clava como un rejón

Tan remilgada acuarela

tampoco

“Corazón”

a ratos valdría

Pero es demasiado directa

Puede sonar a falsa

A retahíla

Para una llamada

dulce es única

Para abrir la piel como un libro

de versos a la noche 

es arrolladora

Pero no  no

No es ésa

“Amor” sí

Pero es incompleta

Por lo rotunda

Puede que no diga la verdad

Abarca preludios

Muy suave suena a deseo

Pero al final muletilla también

Y no  no  No es esa

Una palabra entre los dos

A solas

De mí para ti

Que curve la mirada

Que evoque toda la memoria

Mejor que cariño

que cielo  

que amor  que vida

que corazón

Una palabra

como una dulce

tormenta

secreta

mojándonos

Desnuda y vestida a la vez

Sin cuentos

Una palabra  una palabra…

¿Esposa?

Oh  sí

¡Sí!

¡¡Esposa!!

©Rubén Lapuente Berriatúa

 

24/08/2020 15:37 rubenlapuente #. LIBRO DÍAS DE QUIMIO Y ROSAS( 3 ) No hay comentarios. Comentar.

LA CABAÑA SOBRE EL CIRUELO

20200811152411-mi-cabana-sobre-el-ciruelo-ruben-lapuente-berriatua.jpg

De la cabaña sobre el ciruelo

ya se fueron los niños

Un rincón para no crecer

 “¿Subo?”

El pedaleo de sus piernas

tiene aún viveza de chiquilla

y su gesto al volverse entrando

“¿Subes?”

traviesa frescura de mujer

 

Para tropezarse

siempre esta covacha:

nido del sueño del amor

de este leñador de pesares

con ella ya saliendo

de su barreño

de quimio y rosas…

¿Y por qué ya no

limpia de muerte?

 

“¡Oh sube ya!”

 

Para que vea en mis ojos

su estrella

llamo a la celestina luna

doble del embalse

y al encendernos

la luz de la mesilla

la cabaña sobre el ciruelo

parece la alcoba de plata

de la misma luna…

 

Para no crecer

bajábamos las escaleras 

de dos en dos

como chiquillos

© Rubén Lapuente Berriatúa

        El Rasillo de Cameros (La Rioja)      

mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

11/08/2020 15:24 rubenlapuente #. LIBRO TODO EL AMOR No hay comentarios. Comentar.

FIDELIDAD

20200714163837-fidelidad-ruben-lapuente-berriatua.jpg

Por la avenida me cruzo con ella

camino del trabajo

Voy con ese cuerpo

que finge despertarse cada mañana

Y no es la mejor manera

de atender la dulzura de unos ojos

 

Al principio

sólo era un perfume intenso

Luego la brisa que movía

se me fue acercando

como la de aquel mismo lejano

temblor adolescente

Y al vernos

caminábamos más despacio

para que durara algo más

el azar de nuestra diaria coincidencia…

 

Las miradas se hicieron cada vez

más cercanas   más cómplices

más sostenidas

Yo me ladeaba para no rozarla

para ser sutil y amable…

 

Hasta luego -me dijo ayer-

Adiós -a media voz y a destiempo- le dije

Y nos volvimos a la vez

para darnos nuestra

más radiante sonrisa…

 

Hoy sabía que era la mañana

del encuentro   de la cita en un bar

de las preguntas

de las mentiras quizás

Ahora está ella bajando por el bulevar

Adelantándose al tiempo

Buscando mi silueta en la lejanía

Oyéndose el timbal enajenado del pecho…

 

Pero hoy he cambiado de trayecto

He tomado una calle paralela a la avenida

Y mientras la veo fugaz

rebasarme por una esquina

me imagino

camino del trabajo

que hay ahora alguien

que descorre unas cortinas

que abre un balcón

de par en par

y que recogiendo mi ropa sobre la cama

tal vez   por un momento

aspire su olor

© Rubén Lapuente Berriatúa

mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

14/07/2020 16:38 rubenlapuente #. LIBRO TODO EL AMOR No hay comentarios. Comentar.

CARMÍN

20200701203650-carmin-ruben-lapuente-berriatus.jpg

Date carmín

Raudal de arrebol

¡Date ya!

Y déjamelo

de montura de los vasos

Y en la luna del armario

a la altura de mi boca

o de mi bálano…

¡Quiero verlo!

 

A la noche

Oh guerra de amor

¡Date luz de cera de rubí!

Y píntame ya

pincel de tus labios

 

¡Que quiero boca de carmín!

¡Que quiero sangre de besos!

 

Y al irte

de madrugada

clávamelo tembloroso

en mi espalda

dulce  abierto

y oscuro

 ©Rubén Lapuente Berriatúa

mi otro blog  http://rubenlapuente.blogspot.com/

01/07/2020 20:36 rubenlapuente #. LIBRO TODO EL AMOR No hay comentarios. Comentar.

JARDINERO

20200624185234-jardinero-ruben-lapuente-berriatua.jpg

Son como una mujer

que se adorna para su cita:

Inmóviles

en ese escaparate del destino

o el que mis manos

de aprendiz de jardinero

les dieron

acicalaron

buscando la belleza

de mi jardín

dentro de la mía

también

 

Y así he podado las ramas

de las enredaderas

por el rayar del alba

en sus yemas de flor

Así he vestido a las calas

con su blusa abierta

enseñando por el escote

su vela dorada de amor encendida

Las prímulas  las violetas  las clavelinas

los racimos de las glicinias

como calcetines malvas

tendidos al sol de mayo…

Todo está preparado:

El olor

que para defenderse

se hizo fragancia

ya ha sacado billete

en el largo tren del viento…

Y el color

que para sobrevivir

se hizo salvaje

ya lanza guiños

al hervidero ansioso de abejas

que caen al fondo

del cáliz de las flores

ebrias de farolas de estambre

trayendo     llevándose

el fecundo tesoro del polen de oro íntimo…

¡Oh que todo para perpetuarse

se haya tenido que hacer bello!

 

Al atardecer

sale ella

rociando garabatos de agua

en cada hoja

Su rojo pantalón ceñido

Su blusa gastada abierta

anudada bajo el pecho…       

Los cabellos rubios recogidos

sobre la nuca desnuda…

Me acerco por detrás

enredada ella aún

en caligrafías del agua

y al tomarla por la cintura

al ladearme dulcemente su cabeza

pruebo en la corola del cuello de su piel

como si fuera yo el paladar

de un enjambre de abejas

eso inexplicable

misterioso

esa marea que sube

de la misma raíz de la vida

     ©Rubén Lapuente Berriatúa

               El Rasillo de Cameros (La Rioja)

 mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

24/06/2020 18:52 rubenlapuente #. LIBRO TODO EL AMOR No hay comentarios. Comentar.

MARIAMOR

20200609085234-mariamor-ruben-lapuente-berriatua.jpg

                                   Quien da amor pierde amor (Pessoa)

 Hoy no se detiene

mi corazón en la piel

Va muy por delante de mí

con esta blanca

y rubia luz trasparente

con esta Naturaleza

que necesita

bien poco que la mire

para ser una parte mía

¡Qué poco he tardado en habitarla!

 

Hoy no se detiene

mi corazón en la piel

Y con ella voy

a mi claro del bosque

a amarla

en ese duro jergón del placer

de la maleza…

Y bajo ese techo

de cielo enramado

con las sombras de las hojas

bailándome  en la cara

ya con la cabeza sobre su vientre

por primera vez siento

el vértigo de la urdimbre

de la vida

bajo mi mejilla

Ese maderaje

que cobija el empuje

de memoria tras memoria:

Sazonada vasija

de vida y muerte irrepetible…

Pero… ¿Y cuánto tiempo más

voy a tardar en habitarla?

¿Cuánto

si todavía me paro en su puerta

con los nudillos en el aire?

¿Por qué no recalar en cada

herida que trae a casa?

¿Por qué no asfixiarme con ella

si nos hemos elegido?

 ¿Cuánto tiempo más

voy a tardar en vivirla?

 ¿Y si empezara

por cambiar las formas?

Y ahora mismo

Que todo diera un giro inesperado

Empezar añadiendo

como un guiño suave mío

una hermosa palabra a su nombre:

 

Eh Mariamor

Aún no sé de qué va del todo

esto de la vida

pero debe ser algo así como

estar sobre este camastro de hojas

tendido junto a un corazón

que confundo con el mío…”

 

Y al mirarme

Mi cabeza ladeada sobre su vientre

Sonriéndola

En el fulgor de mis ojos

le enseño

lo más oculto que guardo…

 

Lo que no se arropa

Lo que no muda nunca

 

Y empiezo ya a sentir mi vacío

 

©Rubén Lapuente Berriatúa

mi nuevo bloghttp://rubenlapuente.blogspot.com/

09/06/2020 08:52 rubenlapuente #. LIBRO TODO EL AMOR No hay comentarios. Comentar.

CLARO DEL BOSQUE

20200527164118-claro-del-bosque-ruben-lapuente-berriatua.jpg

Dime que te gusta

que me levante

temprano

con el primer rayar

de los versos

florecidos en el sueño

 

Dime que te gusta

que te traiga

el pan heñido:

El que nace a la vez

que la luz

Y magullado por mi boca

 

Dime que te gusta

a mediodía

posar tu pequeña

mano abierta

un momento

sobre mi torso desnudo

cubierto de broza  

de azada  

de jardín

de sal de la tierra

 

Dime que te gusta

ir conmigo

al atardecer

a ese claro del bosque

donde ante tu cuerpo

casi desnudo…

se arrodilla

soberbia

la naturaleza!

©Rubén Lapuente Berriatúa

mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

27/05/2020 16:41 rubenlapuente #. LIBRO EL AMANTE DE PAPEL( 4 ) No hay comentarios. Comentar.

JEEP WRANGLER

20200517164440-ruben-lapuente-berriatua-jeep-wrangler.jpg

Como un negro 

caballo percherón

relinchaba

en el escaparate.

Su mirada montaraz traspasaba

los cristales:

llegaba hasta el lugar

donde la vida coincide con uno.

Y me subí

a su montura.

Tomé su redondo y montes ronzal.

Así   mis nervios

a la tralla

de los suyos.

 

Ahora me deja

en las cumbres

junto al dios de la niebla

y al pie de la pureza

del agua helada

del arroyo.

Me acerca

al candente bramido

del encelado ciervo.

Me traza estelas de nieve sin miedo

por todos los eneros.

Y en medio de los truenos

bajo la tormenta

amo su silueta

de guerrero altivo

que se calla la muerte.

 

Algún día

me acercará

al único crepúsculo que me haga

saltar las lágrimas.

 

Me quedo con este

planeta de hierro

que me deja en la belleza abstraído

sin cabida

al fin sin pensamiento!

   ©Rubén Lapuente Berriatúa

mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

17/05/2020 16:44 rubenlapuente #. MIS ODAS( 22 ) No hay comentarios. Comentar.

PIEL DE RONDALLA

20200424114609-juegos-amor-rondalla-piel-ruben-lapuente.jpg

Oh secreta voz

Vergonzosa

Explícita

De aprendiz de rufián

o de dulce diablillo

Bajera

Presta

al tempo ardiente

del cuerpo

cosida

En una noche entregada toda

 

Sale con su jácara

Con su jerga

de lupanar de mirlo

de inocencia

Susurra al oído

rubores

Su arrobo

rasga el sonrojo más vivo

y sus tropelías

de mentira

abren los pliegues

del goce

a esa íntima llaga secreta

o mudan en ariete

de piedra

o de cabeza de carnero

lo que parecía

un tallo de primavera…

 

¡Oh rondalla bajo la piel!

¡Oh procaz voz secreta!

 

 ¡Oh noche entera de amor

entregada toda!

                      ©Rubén Lapuente Berriatúa

              mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

24/04/2020 11:46 rubenlapuente #. LIBRO TODO EL AMOR No hay comentarios. Comentar.

EL VIAJE

20200403112643-el-viaje-por-tu-cuerpo-ruben-lapuente.jpg

Eh amor  Tú

déjate llevar

Tú 

mientras viajan mis versos

por tu cuerpo desnudo...

Quieta  

Tú  quieta

Sólo es un poema

Tal vez para cuando no me encuentres

o para cuando no te encuentre yo

Empieza en tu boca

De ella bebería

como los labios del caballo

entran ávidos

en los abrevaderos

a espuertas a saciarse

Luego

por el barranco de tu cuello

Por esa rama de alerce

pondría mis manos

grandes

curtidas de bosque

ahí quietas

hasta que oyeran el murmullo

del único sueño

que vuelve a tu corazón

 

En tu pecho

me quedaría un largo rato

uniendo colinas

Desentrañando el enigma

de esas dos aréolas

como rosetas de niña

como turmalinas

de ajuar del tiempo

que se me agigantan

si cierro los ojos…

En esos timbres

gemelos del amor

llamaría sin descanso

con mis labios

con el rodar de mis mejillas

con los besos

me abrirías…

 Así 

Déjate llevar

Tú quieta

Que en tu cintura…

¡Que copie aquí el alfarero

la suavidad del tiempo!

resbalaría mi mano

por esa curva imposible

de dulce tobogán…

hacia la encrucijada de tus muslos:

mi ensenada

tu herida de placer

mi olla del amor

tu espejuelo hambriento de alondra…

 De dónde huye la muerte

Y después te miraría a los ojos

para entrar en tu cuerpo

como lo hace la voz

el olor  el aire  el miedo

como lo hace el amor!

        Rubén Lapuente Berriatúa

 mi otro blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

03/04/2020 11:26 rubenlapuente #. AMOR MÍO ( 22 ) No hay comentarios. Comentar.

ODA A SU CUELLO

20200312205741-oda-al-cuello-ruben-lapuente-berriatua.jpg

Como a su boca

como a sus ojos

como a su pecho

Verlo así también

como retazo solo:

Como leño de madera preciosa

o como veleta

de apretado ramo

de juncos de río

Verlo largo e inquieto

como el de esa gacela

cuando le trae el viento

olor a pólvora

Y siempre

a punto de crecer

Siempre de puntillas

Levando su luz de álamo

o el desaire

de diadema a sus cabellos…

Y en esa pasarela

camino del magín

o de vuelta

arrollados

en niebla de sueños

pongo la palma de mi mano

de ajorca

un segundo 

ahí la paro

como si mis dedos

tocaran el rumor virgen de un río

 

Verlo como vira

en el sigilo

o en algún murmullo

o levísimo en el presagio

Verlo con sus ojos en la nuca

dándome su mejor perfil

o llevándome besos en escorzo

rezagado yo

amante

a su espalda asomado…

 

Y  al ladeármelo

se lo ofrece

al rayo de luna

de mi boca:

Ese relámpago

que chapotea en el fondo

del pozo de su piel…

Que le deja un reguero

de saliva de plata:

una herida de placer

abierta en su cuello

 

Rubén lapuente Berriatúa

  mi otro blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

12/03/2020 20:57 rubenlapuente #. MIS ODAS( 22 ) No hay comentarios. Comentar.

LA ERMITA

20200210164630-ermita-virgen-lomos-de-orio-ruben-lapuente-berriatua.jpg

No le bastaba a mi mujer con cerrar los ojos. Tenía que ir a ese claro del bosque donde se levanta la ermita de Lomos de Orio. Sentarse en uno de sus fríos bancos de madera. Mirar de frente a su inquilina. Hablarla bajito. Tenía que decirle en persona lo de la sombra en el pecho. Y subió rauda a la ermita.

Yo sabía que en la corriente de su sangre, navega la carreta de sus días de cielos azules y el tambaleo bellísimo del paso en andas de todo un pueblo.

Y cómo no nombrarla, cómo no recurrir a ella, cómo, si aquí te empuja, si aquí punza en tu espalda el respeto a la memoria de tantos siglos: si es la fe de nuestros mayores.

Y le pidió lo imposible, que está ahí, para que, egoísta, eches mano de su hechizo. Para que te abra su regazo, quedo y silencioso, de cálida carne de preciosa madera.

Y le regaló tarros de ungüento de madre para la congoja, brazos en jarras para los embates de esa alimaña ciega que es el cáncer y ganas de vivir envenenada.

Y si vas tú, incrédulo progreso, déjate llevar, que la sencillez es el espejo de la belleza. Y por qué no subes a pedirle a esa hermosa boticaria de fábula de letanías, o a ese algo eterno que nos empuja-no hace falta arrodillarse-que no te oigas nunca decirte: “Oh no puedo más y aquí me quedo”. Dile, o a ti mismo, dite: “Que aún estás en el camino…”

Y no le basta ahora con cerrar los ojos, ya deshojada la flor del miedo, la sombra del pecho quemada, la fuente de su sangre otra vez transparente. Hoy vuelve a subir hasta ese claro del bosque donde se levanta la ermita, a mirar de frente a su inquilina, a hablarla bajito, a darle las gracias.

Rubén Lapuente Berriatúa

publicado el 9/02/2020 en el digital nueve cuatro uno de La Rioja

mi nuevo blog  http://rubenlapuente.blogspot.com/

10/02/2020 16:46 rubenlapuente #. RITOS(12) No hay comentarios. Comentar.

GUIOMAR, LA BARRENDERA

20200126102228-la-barrendera-de-logrono-guiomar.-ruben-lapuente-berriatua.jpg

Se llama Guiomar, y es la nueva barrendera de mi barrio. La que ves arrastrar en el parque Gallarza sus aperos en un carrito. La que sólo tiene ojos para el suelo.

Maldice las colillas, los chicles pegados, la piel de los plátanos. Le revienen los gargajos. Prohibiría las pipas con cáscara, los palillos de los helados, los alcorques de los árboles…

 ¡Y hasta estaría por la labor de fundar una inclusa de descarriadas bolsas huérfanas de manos!

Se agarra tal rebote al tropezarse en la calle con alguna "olvidada y delicada delicia canina", que en mañanas de asueto, temprano, anda por el parque de incógnito, disfrazada de detective, con ganas de pillar a alguno de esos chulos del barrio con perro: insolentes finolis con máster en hacerse el longuis, y con más morro que un pintor de arte abstracto.

Pero lo que le gusta de verdad es recoger las hojas del otoño, los primeros pétalos de abril en alas del viento, los aviones de papel cuadriculado bajando del cielo de los balcones del barrio.

Y en Mayo, juega a cazar al vuelo la bohemia bandada de pelusas de los chopos del Ebro, que tiene en la corteza de uno su nombre escrito dentro de un corazón atravesado por una flecha...

Le agradaría pasar por las calles, pero como las dejó ayer, refregadas, relucientes. Y hacer como que barre el polvo de oro del primer rayito de sol entrando, o recoger, de mentirijillas, bajo los bancos de madera, esos fugaces besos furtivos que el rubor de las miradas cercanas no da tiempo a saborear, y se abandonan recién nacidos, o raspar y raspar las aceras con un cepillo, hasta dar con el dorado escondite de la pátina del tiempo…

Pero la ciudad es tan fértil, que da una cosecha diaria de inmundicia, de barreduras, de hartazgo. Y a primera hora, siempre piensa en dejar el escobillón, la pala, el basurero con ruedas, y colgar su uniforme de luciérnaga. Pero basta que se levante un viento en la calle, que su rimero de hojas amarillas revolotee, que corra detrás de todas, y a la vez de ninguna, que casi las tiente en el aire, para que al pararse y darse cuenta de que no son ni mariposas, se pregunte, si no será que, a lo mejor, sólo ha nacido para barrendera.

                              Rubén Lapuente Berriatúa

publicado en el digiatl nueve cuatro uno de La Rioja el 24/01/2020

mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

26/01/2020 10:13 rubenlapuente #. HISTORIAS NATURALES( 13 ) No hay comentarios. Comentar.

LA ALMOHADA DEL CORAZÓN

20200108174024-almohada-del-corazon-cancer-de-mama-ruben-lapuente.jpg

Parece que es una almohada. Tiene la forma de un corazón. Coincidió que la primera que hicieron  en la Asociación del Cáncer de la Rioja se la llevaron  a mi mujer, al hospital, cuando ese arquero ciego le clavó en el pecho una flecha en curare embebida...

Yo creía que era una de esas cervicales para mitigar ese duro jergón que ponen para el acompañante en el Hospital San Pedro. Pero no, me equivocaba. No era para mí. Es mágica porque sirve para todas las mujeres, de talla única, a la medida de cualquier axila. Y es para cuando abran los ojos postradas en una cama y  empiece la herida a respirar la escarcha del miedo...

 Es como aquella tirita de madre que de niño se bebía la olita de sangre, el hervor de la rozadura.

 Ahora es la almohada suave para la cabeza de niebla del dolor. Y en la calle Lardero, en la Asociación del Cáncer, tienen el taller. Allí, son las mismas malheridas mujeres, ya  reverdecidas, las que después de todo el sufrimiento, se citan, se arropan y cosen esa joya, ese corazón de almohada, con hilos de penumbra de aquellas mismas lágrimas rotas.

Allí, hilvanándolas,  quizá van olvidando sus días de vida envenenada, y ojalá no se lean en los ojos lo mismo, destierren esa pregunta : ¿Nadie nunca nos dirá que ya estamos limpias?

Yo tengo una que se ha ganado ser la reina, la guinda sobre la colcha de mi cama porque cuando mi sueño rozaba el sueño tembloroso de mi mujer, bajo su brazo, la veía como aquel blando peluche de la niñez  que asustaba el miedo de la oscuridad: la muleta de su corazón.

 Y ahí la tienen preparada para llevarla rauda, en mano, hasta la misma cama del hospital,  cuando ese mismo invisible arquero ciego hiera en el pecho a una nueva muchacha.

Rubén Lapuente Berriatúa

publicado en el digital nueve cuatro uno de la Rioja el 08/01/2020

 mi otro blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

08/01/2020 17:40 rubenlapuente #. LIBRO DÍAS DE QUIMIO Y ROSAS( 3 ) No hay comentarios. Comentar.

SÁBANAS DE LUZ

20191206103304-sabanas-de-luz-ninez-ruben-lapuente-berriatua.jpg

Cada noche, en la cama, mis rodillas levantan una tienda de campaña de algodón: bóveda de otro planeta. Bajo ese cielo de sábanas de luz, mi hijo va trenzando su estrenada niñez entre mis piernas cansadas de hollar el día…

Le pone en guardia un lejano zumbido de aviones en mi boca, mientras, desde fuera, mi kamikaze mano enemiga vira hacia su soleada madriguera: una loca algarabía de aspavientos artilleros con ametralladora de risas.

 Luego, ya en su reino, en su guarida, cada uno menguado en la estatura de la zancada de su índice y corazón, sin zapatillas, a un terrorífico grito mío, huimos despavoridos por la empinada ladera de mi pierna, que en realidad, se lo digo aterrado, es la encrestada espalda de un terrible dragón que refunfuñando despierta.

 Al hundir sus dedos en la ratonera de mi ombligo, de pronto, todo mi vientre tirita“Pero, ¡corre, que es el cráter de un volcán, corre, que estalla, que nos coge la corriente, que como un huevo nos fríe su río de lava!”

 Y cruzamos, sin un rasguño, el bosque oscuro de mi pecho con dibujos de ojos de fieras que parpadean, con siniestras miradas de serpientes con unos de tiza en las pupilas, silbando, siseantes, ocultas entre la maraña de mi negra jungla rizada…

 Antes de alcanzar la combada ribera de luz de la sábana, paramos en el refugio del bolsillo alto de mi pijama, índice y corazón ya con ojos de gallo en las yemas, y me parlotea tranquilo en esa lengua virgen: gorjeo de luz del paladar niño, que me deslumbra…

 Y todo hasta que una voz cálida y firme de mujer, cada noche repetida, echa abajo nuestra cúpula celeste, hiriendo a mi hijo de sueño, despertándome a mí del reloj parado que es la niñez, y… ¡ay!  retornándome a este monótono planeta de siempre…

pero sólo hasta mañana.

                         Rubén Lapuente Berriatúa

publicado el 01/12/19 en el diario La Rioja. 

mi nuevo bloghttp://rubenlapuente.blogspot.com/

06/12/2019 10:33 rubenlapuente #. NIÑEZ ( 21 ) No hay comentarios. Comentar.

OTOÑO EN CAMEROS

20191109174120-el-otono-cameros-villoslada-la-rioja-ruben-lapuente-berriatua.jpg

“¿El otoño? Es algo más arriba. Sí. Sí. Por este mismo camino. Pare el coche antes de llegar a la ermita de Lomos de Orio. Por ahí, cerca de un acebo, tiene él su aldaba dorada. Ah, pero hoy no se moleste en llamar, que ha dejado la puerta entreabierta. Anda estos días tan atareado rociando todo de ámbar, subiendo tanta savia de topacio a las hojas, que de tanta ida y venida seguro que sólo sale a recibirle el vaivén de su mecedora. 

Pero no tenga vergüenza, entre y vístase con su ropaTome de su taquilla su buzo de tímido camaleón. Su pala y su escoba de abanico écheselas al hombro, que disfrazado así de jardinero del otoño, le será más fácil desaparecer en esta lenta y dulce y bella agonía amarilla ¿No ha venido a eso? 

Ahí dentro todo está muriéndose. Todo cae tan milagrosamente en su lugar exacto que ni necesita mover un dedo, tan sólo, por si acaso se cruza con él, disimule haciendo como que arrastra unas hojas que se han salido del camino, o haga como que llora por un ojo, que este cascarrabias de otoño vea que también arrima el hombro, que se implica en adecentar el ocaso de tanta belleza…

Y no se pierda el lento viaje de ninguna hoja. Todas, hágalas suyas. Caen sobredoradas sobre sus deseos o sobre sus sueños rotosDecore el cielo de los párpados de su alma con esa dorada estampa, más hermosa si  mañana la rescata su soledad o su melancolía o en esa tarde en una terraza donde la vida, extrañamente, coincide por fin con uno…

Ah, pero no se demore mucho en salir. No quiera anclar del todo el corazón a ese noray del muelle del otoño,que aquí, en la sierra de Cameros, la belleza en carne viva acelera ese pequeño temblor de estar vivo, enfermo de vida, en este rodar silencioso de los días con dioses que aún no han vuelto de comprar tabaco… ¿me entiende?

Cuando salga del bosque, que sea al atardecer, bajando hacia Villoslada, bajo ese vals de las hojas cayendo como pájaros amarillos, hile de soslayo los mil guiños de sol entre las hayas, por el estrecho camino, su berlina irá dejando, -usted no lo verá- , una larga estela fatigada de oro”

 Rubén Lapuente Berriatúa

Publicado en el diario La Rioja 23/10/2019 y en el digital nuevecuatrouno el 9/11/2019    mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/


09/11/2019 17:41 rubenlapuente #. ALGO MÁS QUE NATURALEZA ( 22 ) No hay comentarios. Comentar.

MALA COMPAÑÍA

20191008151856-soledad-ruben-lapuente-berriatua.jpg

Todo empezó cuando comencé a quedarme sola, a sentirme sola, a notar que la soledad no se llevaba muy bien conmigo: como si yo estuviera en mala compañía. Y siempre era a esa hora de la tarde que declina cuando me alcanzaba el vértigo de su desolada tempestad: “Si ya nadie me recuerda, ¿no es como estar muerta?

Y me hacía caer en el pozo sin fondo de su sueño tembloroso… Y, o daba un volantazo a mi vida o esa terrible desazón diaria se me iría adueñando del timón de mi vieja barca.

¿Y qué podía hacer si a cierta edad una ya es invisible para los demás? ¿Cómo se fuga una de esa cárcel sin cerrojos? ¿Cómo se vuelve a las amigas si ya se habían quedado todas por el camino, o vivían sin ilusiones, sin fuerzas para enrolarse conmigo en el rodar de los días azules que aún nos quedaran? ¿Adoptar un animal? Lo pensé, pero eso sería como poner una venda a mi soledad. Que yo no quería acabar siendo un monólogo entre paredes, ni un reproche cariñoso en la calle. Que no conozco a ningún animal que te diga “te quiero”. Y además, no sabes si en realidad te miran desde el fondo de la nada…

Y yo que me conformaba con tan poco… Si lo que realmente necesitaba sólo era una mano con su palma y su dorso. Esa que me diera las caricias, los abrazos. ¿Eso era mucho pedir? Bueno, sí, demasiado, creo. ¿Quién iba a querer a este saco de sonoros huesos? ¿Quién a esta anciana de pelo violeta más arrugada que un rebujo de periódico?

 Y eso que sólo me bastaba con una sola mano. Pero bien sabía que no había nadie que te las prestara un ratito. Y entonces, me miré las mías, que parecen en sus pliegues, por el dorso, nudos de árboles, viejas rodillas, y con esos ramajes de tallados arroyos de nervios y venas a punto de estallar. Ya sé que en las manos parece que empieza mucho antes a medrar la muerte, que duele un poco posar los ojos en ellas, pero, aún, yo las tenía afiladas, sensibles, aún no me temblaban…

Y como esa bandada de dedos no vendría ni por asomo a hacer nido en mi cuenco vacío, pues, como hizo el mismísimo profeta Mahoma, me fui yo misma a abrazar la montaña, perdí la vergüenza. En realidad, perdón por decirlo, le eché muchos, muchos ovarios. Y me fui una mañana, al mediodía, al mercado de San Blas con un taburete, un cartel con un dibujo de dos manos entrelazadas y un megáfono, y como una vendedora, mejor diría yo como una charlatana o mercachifle de esas de antaño, me subí a la cima del escabel, tambaleándome, y empecé a pregonar mi mercancía:

 “Eh. Amigos. Acercaros. Venga. Venid. Que tengo para todos. Venga. Que no vengo mañana. Más barato que los frutos caídos de los árboles. Que los periódicos de ayer. Venga. Que regalo mis mágicas manos con su palma y su dorso. Las de las caricias que no tienes. Las que mañana serán el sostén de tu torpeza o la gasa limpia de tu llaga. Son manos de esas de andén o de puerto de las que se quedan siempre a lo lejos como una bandera al viento, esperándote… Sí, manos que se apresuran a cubrirte los hombros como una toquilla o a posarse en tu espalda sobre tu vieja tristeza. Manos que no te abandonan y que una noche correrán dulcemente la sábana blanca de tu último sueño… Venga. Que tengo para todos. Que no vengo mañana. Para el primero, y también para el último, que diga para mí”.

Y mientras hablaba, como si vendiera un crece pelo o una cartera o un bálsamo cura todo, se fue formando un corro a mi alrededor que luego, cuando acabé la perorata, en tropel se me acercaron todos…Y algunos me cogían de las manos, otros me abrazaban o me pedían un beso, “dame tu teléfono, que te llamaré, pelo violeta”- me dijo uno que parecía, como yo, de los últimos de Filipinas… Y en medio de todos, me pudo la emoción, me cubrí el rostro con las manos…

 Ahora, aún no tengo una mano para mí sola, pero todo se andará. En el mercado, o por la calle, me conocen, me paran, y ya no soy tan invisible. Y lo bueno es que me regalan, me ofrecen sus manos, o buscan las mías. Y aunque sólo sea por un leve roce, en casa, en mi nueva soledad, a esa hora de la tarde que declina cuando se desata  la desolada tormenta, su calor, su rescoldo, me protege, me dura toda la noche.

©Rubén Lapuente Berriatúa

publicado en el digital nuevecuatrouno de la Rioja 09/11/2019

mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

08/10/2019 15:18 rubenlapuente #. POEMAS ESCÉNICOS( 20 ) No hay comentarios. Comentar.

RISAS

20190917103020-poema-risas-ruben-lapuente-berriatua.jpg

Le digo

que me enseñe la sonrisa,

que quiero

verle la alegría.

Que me la rescate

del mar de su saliva

y adormecida,

que así,

le lleva a los ojos

un cielo

de noche de barracas

con bengalas

y bombetas… 

 

Y que no se le acabe

nunca esa veta

de marfil de la boca.

 

Lo que daría yo

por subirme con ella

a lo alto

de su volantín

de gajo de luna.

Ay!

Pero como delante

de un milagro…

acalla,

emboba la mía.

 

Risa sin que yo la espere.

Mitad de la risa

por entre la rendija de la puerta

de su alcoba

y desnuda.

Risa enredada en su pelo,

o escondida en el ala de sus manos.

Risa entre los visos de la noche

con chiribitas

de topacio

bailando

en sus ojos.

 

 Y todo antes de hundirme en su boca.

  

¡Ay!  

Pero sé  

que la va perdiendo.

Que del mismo brocal,

otra le nace,

mecánica,

disciplinada,

tamizada ya por los golpes bajos

que le da la vida,

o por el tiempo  

que una tarde de otoño

nos alcanza…

 

Me doy cuenta,

al vérsela

de soslayo

reflejada en el barniz

de ciertas cosas…

 

…Y no es la misma,

no es la misma.

        © Rubén Lapuente Berriatúa

 

Mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

17/09/2019 10:30 rubenlapuente #. AMOR MÍO ( 22 ) No hay comentarios. Comentar.

EL BIG BANG

20190908061044-bigbang-ruben-lapuente-berriatua.jpg

A un simple globo lo hemos llamado Universo. Lo avienta el soplo limpio de mi hijo que le pinta una narizota y dos bizcos ojos de pánico, y que al inflarlo más y más, los ves cómo se van separando, huyendo contrarios por la fina curva de goma como perdidos soles errantes…

Y mientras sopla que te sopla, me descubre que, quizá, este incomprensible viaje espacial nuestro dentro de un globo azul, no sería muy distinto al de esos dos pintados ocelos con rotulador; me da por pensar, lo vislumbro, que se encontrarían a sus espaldas si la piel de este cosmos de goma se estirase inagotable al aliento perpetuo de mi niño dios. El simple hecho de inflar un globo pintado, me da más respuestas que cualquier oscuro tratado de mecánica cuántica o compleja teoría del Universo.

Y lo lanzamos al aire. ¡Cuidado que vamos ahí dentro! -le digo.

Ni el mejor arquero llega como nosotros: con la coronilla, con las yemas de los dedos, con el trasero, con la punta del dedo gordo del pie izquierdo…

Y siempre rompemos algo en el juego, pero qué casualidad, siempre de lo que yo reniego: hoy, de ese odioso cobarde suicida gato de escayola, siempre al borde del anaquel, siempre asomándose obligado al precipicio, y por fin, colateralmente dañado: hecho papilla por nuestro fuego amigo…

 Pero… ¡ay!, en este infantil juego, quien la pifia, quien deja que el globo toque el suelo, lo paga muy malamente: se le explota sin miramientos frente al paredón de sus mismas narices: se le da matarile, rile, rile.

Y el Universo, en un despiste, bota y rebota en el suelo.

“Papito, tienes menos reflejos que el gato de yeso -me dice mi cancerbero enano…

Mientras frente a mí, cara a cara, suspendo el Universo por el rabillo de su ombligo, mi joven verdugo, desternillándose de la risa, se me acerca con el brillo de un alfiler entre los dedos, demorándose encima el muy vacilón en su ya enésimo parricidio…

Yo aprieto los ojos, los dientes, pliego las orejas, encojo los hombros... (¿Mi niñez no es la de mi hijo? ¿La eternidad no es una tarde con él?), mientras otro Universo, ya con eco de fondo cósmico, se eleva feliz entre sus labios.

Rubén Lapuente Berriatúa

publicado en el diario La Rioja 7/9/2019

 mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/

08/09/2019 06:10 rubenlapuente #. NIÑEZ ( 21 ) No hay comentarios. Comentar.

HUMO DE MALABARES O COMO DEJÉ DE FUMAR

20190805191329-dejar-de-fumar-ruben-lapuente-berriatua.jpg

Me invitó mi padre, ofreciéndome un  cigarrillo,  a  empezar a ser un hombre. Si, el primer cigarrillo: ese gusano disfrazado de camarada que enseguida se calzó mis pantuflas y que se me subió, como un niño travieso, a caballito, pero que con el tiempo se me fue haciendo  tan pegajoso como una taza de infusión diaria de super glue .

 “Con otra y rubia americana” me decía mi eterna novia. Un día, a las puertas de mi boca,  senté a mi rubia Penélope, sobre su maleta de otoñales hebras. Fue en aquel mes de vacaciones de verano en la sierra de Cameros. Yo venía de embelecos con sobadas cartas, en timbas de noches de estudio, y para dejarlo, hasta ahora hoy me sonrío, los tirabuzones de humo del cigarrillo, los cambié, para tener las manos ocupadas, por un sucedáneo continuo de humo de  malabares con mis viejos naipes: barajaba, cortaba, hacía el acordeón, movía a la vez las cartas por distintos rumbos… Y  las lanzaba, una y otra vez, sobrevolando el fogón de leña de la cocina, y con una hélice distinta en cada vuelo, hasta que aprendieron como oscuras golondrinas, a volver de rehenes, de mí mismo, a los aleros de mi regazo .

Y me hice sin querer perito en malabares.

 Corta carrera la mía, que ejercí,  tan sólo, en una velada de gloria entre mozalbetes. Que fue después de tapar la boca al que soplaba antes que mi hijo, las diez velas de su cumpleaños, que me acordé de la baraja.

El ojo es torpe para la premura de unos dedos, y más, frente a  la inocencia, que ya es un buen trozo de alarde añadido. Arrojaba las cartas, una a una, y como un bumerán, volvían a mi regazo.

Y como deslumbre, como remache, tan sólo una,  la que escogieron y volvieron a meter ( la hice una muesca con la uña)  la posé, después de un largo viaje, en la mesa de la cocina, ¡ y vuelta de cara!.

 Desde entonces, soy para ellos el prestidigitador, el gran mago (mejor no lean esto). Y aún hoy, ya hombrecitos, si me tropiezo con algunos de aquella tarde,  siempre me dicen lo mismo: que cómo hice aquello, que cuál fue el truco…echándome, a la cara, sus primeras bocanadas de humo rubio americano.

                              ©Rubén Lapuente Berriatúa   

mi nuevo blog http://rubenlapuente.blogspot.com/


05/08/2019 19:13 rubenlapuente #. LO MÁS MÍO ( 23 ) No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris