Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema BREVES MOMENTOS ETERNOS( 23 ).

CELESTINAS ROSAS

20170305083431-rosas-rojas-invernadero-soria-ruben-lapuente.jpg

Las rosas hacen bien su trabajo

A pesar de que ya no nacen

del corazón de la tierra

De que ya no sufren

para reinar en el rocío

Bajo la toilette de plásticos

ataviadas de rojo terciopelo helado

vienen sajadas de aséptico olor:

Aún no les han cosido

ese misterioso secreto de almizcle

de mujer al desnudarse

que te llegaba al mover tú el aire…

Pero da igual

Para alguna mujer  

cada una guarda una fecha grabada

Un rostro diferente

Vientos de rosa en el calendario

bebe alguna muchacha que conozco

En cambio  para uno

son la mejor herramienta

Sobre todo cuando

hay que pegar un trocito roto

dentro del pecho

Ahí están

Y siempre rojo ramo de rosaleda

si el regazo anda herido

Sacando melindres de luz

de niña madura

Ciegos besos eternos de fin de película…

Son tu alcahueta

La manera de decirla esa palabra

que no sabes por qué no te sale

Como si a estas alturas de la vida

el largo olvido de un te quiero en los labios

sonara a mentira…

Sí    hacen muy bien su trabajo

Ahora que el amor

ya no es aquel incendio

                                © Rubén Lapuente

TIC TAC

20170128220503-el-tiempo-tic-tac-ruben-lapuente.jpg

 

A  cierta edad

el tiempo

comienza a existir

Te cita un día en la sombra

de un perfil sorprendido

en la pared

o de improviso

en un pliegue no visto

de tu piel

o en la primera

herida

del aliento  

que amas y  respiras…

Y ya es del barrio

de tu bar

de tus besos   

de tu espejo

Ya tiene

la copia de la llave

que abre todo tu mundo:

Un huésped que contrata tu derribo

Menos mal que es

como un zumbido de abeja

que no se queda  

en tu cabeza a charlar

de tu estrella

Menos mal que

quien nos hizo

puso la melodía del tic tac

en su tono justo

que sería insoportable

oírnos el corazón

en el silencio…

Y sentado en tu antesala

espera paciente

que en tu camerino

esa pequeña llama de dolor

lentamente o voraz

florezca terrible

una noche…

A cierta edad

el tiempo

comienza a existir

Y de puertas adentro

ya nunca seremos los mismos

                              ©Rubén Lapuente

 

28/01/2017 22:05 rubenlapuente #. BREVES MOMENTOS ETERNOS( 23 ) No hay comentarios. Comentar.

LA CAFETERA

20170115194718-cafetera-ruben-lapuente.jpg

 

                                  Si tocas tu sueño morirá (Pessoa)

Cada mañana

antes de entrar en el agua

le pongo al fuego la vieja cafetera

de aluminio

Y yo no sé

de dónde saca tanto olor

que me coge siempre

al otro lado del espejo

silbando alegre

al son de su bufido…

 

¿Pero de dónde vienes

tan íntimo como un beso aroma?

¿De pisar en el lagar de la noche

 racimos de luna negra?

¿De orear las sábanas mojadas

 de pubis trigueños vienes?

¿Del bronce del otoño

en los hayedos de Cameros?

¿De los ojos azabache de Teresa?

 

Me hueles

a aquella barca en el embalse

con la bancada rota

A madre en el balcón

soplándose los besos

o en la cocina

colando con una media de seda

el café de puchero

Me hueles

a una tarde de lluvia

en un bar

girando lenta del asa de una taza

esperando el desamor…

 

Cualquier día

en cualquier terraza

la vida

se sentará a mi lado

coincidirá conmigo

¿Y quedará algo más en el recuerdo

que un embriagador aroma

de tostada brisa de café?

     

Cuando me siento

a la mesa

disfruto cada mañana

viéndola beberse ese negro cuerpo

que le pongo al fuego

mientras

este lírico tonto de quimeras

como si creyera romperse

ese aroma del sueño de una taza

al bebérsela

como si lo mejor del placer

fuera  sólo su preludio eterno

se desayuna

una dulce y triste manzana

costumbres

Ah pero con aroma de café

                           ©Rubén Lapuente

 

EL HIJO PRÓDIGO

20160204214618-cenicero-estaua-de-la-libertad-ruben-lapuente.jpg

 

Ha sido ese volcán

de racimos de soles negros

temblando en el remolque del tractor

que lentamente sigo

que no adelanto

lo que me ha hecho

alzar la cabeza al cielo

despertar de una ausencia

de demasiados años…

 

Voy detrás     

rodando

como ayer en la vendimia

de mi infancia más luminosa

Y de pronto

en el asiento de atrás

por el espejo retrovisor

se me apareció

aquel  niño mío antiguo 

el de las chiribitas de un fuego

del alma en los ojos

pidiéndome que volvamos

que reanudemos aquella tarde

que dejamos a medias

esa de vencejos 

con campanas lentas…

Que recuperemos

aquel paraíso

que abandonamos

al irnos a ese oficio de vivir

a ese mal invento

en el que con prisas

de un lado para otro

con la cabeza agachada

pensando en quiénes somos  

se nos pasa la vida…

Y tan decidido en recuperarla

que me tira de la manga

del volante del coche

hacia  la casa

la de la ventana que daba

a un ejército de viñedos

y aunque ya sólo está

bajo mis párpados

me la dibuja

en el revuelo de hojas

de un solo soplo  

con pájaros que vuelven

y quieren que les siga por las calles

de sus primeros pasos

que piso con tiento

como si aún estuvieran

tiernas esas huellas

y medio sonrío por pensarlo

por verme   tan inocente

tener sólo ojos para el suelo…

 

Cierro los ojos  y

sobre los hombros de mi padre  

a horcajadas    ya soy un gigante

Voy sobre la mejor montura de la memoria

de tantos seres

alumbrados por otros

que salieron de otros

en otros

de un primero

que aún punza su recuerdo en su espalda

que yo jinete niño espoleo

y por primera vez 

a mí también me alcanza

esa  flecha del clamor

de la memoria en su boca :

 

“Ésa es la torre  hijo

como la de tu castillo

como la de tu fuerte de madera

Ahí  dentro

un puñado de milicianos

de tu misma sangre

dejaron los aperos

resistieron envueltos en llamas

vencieron a un ejército

con la dignidad

con el orgullo  con el valor…

Nos devolvieron la libertad

Eran como ese puño cerrado tuyo

en el que atesoras

una piña del suelo

y tanto la aprietas

que ni el sueño de la muerte

te la arrebataría

No lo olvides   hijo

cuando te avasallen

cuando intenten pisarte en la vida…

Recuerda que abrieron sus casas

las sábanas de sus camas

usaron su ajuar de venda

de cauce de un río de otras heridas

No lo olvides

cuando descarriles

tu tren de hoja de lata  

cuando a tu lado veas sufrir

deja lo que estés haciendo

 y ve   ve

recuerda   recuerda….”

 

Cierro los ojos

y veo a mi niño salmón

remontando suaves colinas

Veo su silueta recortada en el crepúsculo

empuñando su espada

de sarmiento de capitán

del mar de los viñedos

Y busca un tesoro

en un grano de uva de ámbar

Sabe que la alegría

en las noches de terciopelo

duerme en la copa de vino

que al trasluz de la luna púrpura

alza mi padre al viento de la vida

Y toca su dedo la gota

 de rocío temblando

en el pámpano de una cepa

y entre los labios la deja

un segundo

como un diamante de saliva…

Veo su cuerpo menudo

bailando al son de pasacalles

en torno al templete de la plaza

con luna de septiembre vestida

con arreos de vendimia …

 

Voy detrás rodando

como ayer en los veranos

de mi infancia más luminosa

Remolcando ahora yo también

a todos los que nos han dejado

Que no se me olvide

que soy el mejor rocín de la memoria:

mensajero de la sangre de mañana…

 

Me voy enmarcando

en el espejo retrovisor

-mi niño antiguo se desvanece-

aquella tarde de vencejos

con campanas lentas en el viento

que dejé a medias…

La que hoy he recuperado

Me voy pero me quedo

en mi cuna de oro

de racimos de soles negros:

         Cenicero

                               ©Rubén Lapuente

                 Cenicero    poema publicado en la revista El Regadio

Foto :réplica de la estatua de la libertad en la localidad de Cenicero que se creó en 1897 para rendir memoria a los Héroes de la Torre, valientes que resistieron durante el asedio de la torre ante las tropas carlistas.

LA MUJER DEL LANZADOR DE CUCHILLOS

20150812090100-la-mujer-del-lanzador-de-cuchillos.jpg

El cuchillo gira una vez

antes de reflejar

en su acero

la sien de la mujer

De quedarse

a un tris de la voz

En la cala de madera

a una grano de arena

de la cintura

Entre los muslos

timbrando

lo más lejano

lo más íntimo

Él arriesga siempre

hasta la cumbre del filo de su piel

Ella es una diana

entregada

esperando en silencio

lo incierto

el azar…

Un leve reguero

de sangre

comienza a bajarle

por la pierna

El lanzador

mientras desclava

dolorosamente

uno

a

uno

sus destellos de plata

la ve sonreír…

El amor es un collar de rubíes

sobre la arena  

que bajo su pie 

ella demora enterrarlo

un instante…

 

Mientras las luces de la noche

golpean las ventanillas

del carromato…

La mujer tomará

entre sus brazos

al hombre

como si fuera un niño

      ©Rubén Lapuente

a los Giribaldi del circo Raluy

KAMIKAZE

20150316185240--kamikaze-ruben-lapuente.jpg

 

Me brindan una muerte hermosa 

Vendrá a recibirme la gloria 

Fue aquel filo de acero en las palabras 

Aquella arenga que macera la carne

en orgullo  en dignidad   en pureza

Que trasciende la vida y la muerte

El emperador te sueña me dijeron

Y cómo negarme si el valor

de la vida ante el deber

tiene el peso de una pluma

Cómo no dar un paso al frente

si nos están humillando

A la cabeza me he anudado la cinta

de mi patrio sol rojo violento

Oh felicítame madre

como una tierna flor de cerezo caeré

le he dejado escrito

Sobre el mar de aguas de jade tembloroso

éste será el último cielo azul puro que veré

Abajo ya avisto el gigante acorazado

Y en picado mortal como un Ícaro

de plata desciendo esta curvada hoja

de acero de viento divino…

Mil veces mil  trepidante gira la hélice

Oh todo viene hacía mí

como en ancas del vértigo

En la carlinga no cierres los ojos

me dijeron

Que viene a recibirte la gloria

Que todas las flores de cerezo del templo

brillarán para ti

                      ©Rubén Lapuente

Poema publicado en la revista La Fanzine

Foto : Un grupo de pilotos Kamikazes: Jóvenes desbordados por las desgraciadas circunstancias de la guerra(4.615 jóvenes japoneses se inmolaron)

FLOR SOLITARIA

20140324113109-flor-sola-ruben-lapuente.jpg

Mira esa flor solitaria

La que nace

del sufrimiento

Parece una mano insurrecta

La ves como la flor

del fusil

de un partisano

Como triunfal bandera

entre las piedras

Valiente

Acosada  Sola

Mártir

de un sueño cumplido

Y sabes

que te dice

que la vida no es fácil

Oh dilo siempre

Y más a quien nazca

en cuna de oro

Dilo siempre:

La vida no es fácil

Y quizás fascinado

la cortes

delicadamente

o puede que la envidies

por florecer

en el miedo

y bajo la suela

del zapato

le apagues la luz

para pisarte

a ti mismo

          ©Rubén Lapuente

ESPEJISMO

20130728094955-abeja-poesia-espejo-ruben-lapuente.jpg

 

El cristal

de mi ventana

La pureza de una abeja

extraviada

De pasatiempo

abro los labios

los aplasto ahí

Asomo

la cala rosa de mi boca

El falaz polen de mi saliva

Repiqueteo en el vidrio

Del néctar del cristal

del espejismo

veo a la obrera

libando

Al echar el vuelo

me parece como si

se hubiese llevado

algo mío  

Algo de valor

Perdido

 

El trozo de espejo

La pureza de mi hijo

El pequeño sol

que lo embosca ahí

Lo azoga

A la sombra

de la pared

lo lleva  lo gira

lo enloquece

Su trazo de oro puro

lo para

en lo sombrío

del zaguán

en mis ojos

somnolientos

que al abrirlos

prende

que adentro

al estallar

me encuentra

algo mío

Algo de valor

Perdido

                 ©Rubén Lapuente

LA PEONZA

20130602081736-mi-peonza-ruben-lapuente.jpg

 

La peonza

Lo más banal

Casi nada

La encontraste

al vaciar la casa

cerrada

por la muerte

Es la tuya

Tiznada

La tocas

y te quema la savia

de sus días azules

Tiene vida

Ocho años

más joven que tú

Aún con limaduras

de apretado color

de lapicero

de tu mano

infantil

Son tus huellas

Bajo el agua

la limpias

de sombras

primero

Le abres las ventanas

La secas

Es la tuya

Llena de tumbos

de niño

De vitola de tirones de zumbel

En la piel de loza

de tu palma

estirada

bailaba

hasta emborracharse

Es la tuya

Tiene tus huellas

Y te la llevas

a un estante

de tu casa

Y todo lo de a su lado 

se empequeñece

Tiene entraña

Y recuperas algo

que te mira

Ya a alguien

que comparte

contigo

la misma herida

del tiempo

                  ©Rubén Lapuente  

MORTAL Y JOVEN

20130422175755-mi-madre-que-se-me-aparece-ruben-lapuente.jpg

 

Sólo fue  un momento.

En un escorzo casual mío

En uno de los dos espejos

que forman ángulo en el baño.

Y de mi lado izquierdo.

Sobre alguna cómoda

sé que habrá algún instante de ella.

El tiempo va poniendo retratos

delante y delante…

En el fondo de un cajón

a la luz de una rendija olvidada

seguro que duermen sus cosas.

Cómo se parece a ti, oía desde niño.

Yo siempre  creía

que me parecía más a mi padre.

Menos esta mañana.

Y de mi lado izquierdo.

Ahí estaba.

Casi miro el espejo  con recelo.

Su rostro sobre el mío.

El mío  sobre ella.

Su cara con la misma edad

que la que tengo yo ahora.

Paralizado miraba en el espejo

sus ojos ,sus pómulos ,

sus labios, su mentón…

Moví un poco la cabeza

para desorientarla,

para desenmascararla.

Me seguía.

Era la misma. Y era yo.

 

Abrí la sonrisa al mismo tiempo que ella…

 

Y desaparecimos.

 

                     ©Rubén Lapuente

                     13 de marzo de 2009

 A mi madre

DE CUANDO ENTONCES

20130308225935-mariquita-vaquita-de-san-anton-catarina-ruben-lapuente.jpg

 

De pronto

se estrella contigo

Y como guardas

aún

algo del oro

de cuando entonces

demoras

el soplo

o ese ademán de echarla

con la mano

Dejas que

su vida

te corra por la piel

La oyes tú

como carrerilla

de arrapiezo

por el piso

sus zapatitos negros

como de goma

te taconean

también

la vida

la tuya

detenida

Esa pequeña

escarlata

que

lleva el mismo morral

de siempre

que te pasa veloz

las hojas

del álbum

tan chiquita

y como no tienes

nada verde

ni las venas

son nervios

de hojas tiernas

como las manchas

no son

de su estirpe

como atisba

un desierto

sin ni un oasis

de aviesos

pulgones

deprisa

antes  de que levante

los élitros

la sueñas

como una

herradura

de siete agujeros

como un

trébol

de cuatro hojas

de cuando entonces

de las piedras

florecerían

buenaventuras

Y la soplas

Y no sueltas el hilo de su estela

               ©Rubén Lapuente

LIRIOS DE PIEDRA

20130302195854-logrono.venus-la-luna-ruben-lapuente.jpg

 

A veces

hay que darse

un baño

de oscura belleza  

con una pocas

sales de abismo

Y tan sólo con levantar

la mirada

El viejo tramoyista

de atardecer

te descubre

de un jirón

en el cielo

su zafiro azul púrpura

Y así empieza siempre su velada

Hoy tiene

de grandes aliados

a esos dos lirios de piedra

de la Redonda

sobre los que

la manicura del sol

le hace esa larga uña a la luna

y a Venus

la saca de rondalla

vestida

y desnuda

a la vez

de virgen

soleada enagua

Pestañas entreveradas

de luz fugitiva

cansan

a mi niño

antiguo

que se me duerme

con tanto neón

cegador

de las estrellas

Y al dejarme

solo

en vez de luceros

empiezo a ver

derviches de arcilla

o  pavores de corza

en brasas lejanas

Todos los caminos trillados hacia

nunca

Y me veo de polizón

de este planeta:

vermes

en su vientre de greda

Y harto de que

a mis preguntas

las responda siempre el abismo

mejor ya bajo la cabeza

                   ©Rubén Lapuente

Foto : Logroño

MORTAL Y ROSA

20130202131831-rosa-muriendo-ruben-lapuente.jpg

 

Sobre mi mesa

me puso Carmen

una rosa

en un vaso de agua

Demasiado pronto

se le cayó

un pétalo

Enseguida otro

le siguió

Yo ya trabajaba

mirándola

de reojo

sorprendido

cuando

cayó otro

Al poco rato

uno más

a plomo

El último

lo sostuve

con la mirada

fija

unos minutos

esperando…

 

Mientras iba solapando

los pétalos

uno a uno

vino mi padre a recordarme

que ver morir

es más duro que morirse

               ©Rubén Lapuente

VALERIO O LA LUZ DEL PALADAR

20121216140942-mi-sobrino-valerio-don-de-la-palabra-ruben-lapuente.jpg

 

Este pequeñuelo

mitad siciliano  mitad salmantino

tuvo que nacer

antes de ver la luz

Un tiempo

ahí  en la oscura escuela

del  vientre de Lola

pegado

como una lapa

a su cielo

libando

de su calle

voces…

 

Y es que

ahora

cada letra del alfabeto

en su boca

es una gota de lluvia

Juega con las palabras

como piezas de un puzzle

Como si

fugaces estrellas

del abecedario

cayeran

de su paladar

Y va

de abismo a barranco

de sima a precipicio

de trampa a celada

Del fuego quiere

su caligrafía:

su llama su brasa  su rescoldo

su ceniza…

Su verbo culto

y elegante y gracioso

le guarda intacta

la inocencia

y me golpea

como si  me tropezara

con un tesoro

en mi casa

 

Sólo hemos tenido una tarde

en sus dos años y medio

Y que ya se me vaya

esta carne de esponja

a la orilla

de una charca de tencas

de letras

Oh

En la lejanía le miro

como a esa casa con muchas ventanas

que poco a poco

al anochecer

se van encendiendo

como un crucigrama

Valerio

como un crucigrama

                   ©Rubén Lapuente

a mi sobrino Valerio

LA BELLEZA

20120813222743-amanecer-en-mi-sierra-belleza-poema-ruben-lapuente.jpg

 

Fue desde la platea

de mojón alto

Como siempre

el niño sol  

guiaba esa tramoya

del rayar

del nuevo día

Su manecita

de alfarero

matizaba la luz

en el barrillo

de su último

sueño

y a cada una

de las mellizas

dunas

de agujas

muy suave

les iba cambiando

la claridad

en el rostro

 

Enseguida

encerró

a todo el bosque

en un ánfora

verde

 

Y nada más

Sólo un par de lágrimas

Y que luego me fui

con la estela

de esta belleza

la que me salva a mí

de la vida

a desayunar

          ©Rubén Lapuente

LA MANZANA DE CARLOS MARX

20120804195122-manzana-marx-ruben-lapuente-valle-iregua.jpg

 

Cuando esta senda

de la vega del Iregua

se preña de manzanas

cómo no parar el coche  

y como un ladrón

colarse

por entre los espinosos

alambres

Es un rito mío de cada verano:

Miro a los lados

Cojo una cualquiera

La olfateo hondo

Y muerdo esa carne dulce

que es como un hilo virgen

de la oscura fuente

de la tierra

mojando

mi interior:

el más puro dormido

Y siempre pienso

mientras la saboreo

en que si realmente

fuéramos

sólo dos en este mundo

y éste el único

terruño del planeta

por llegar yo

un poquitito más tarde

ya sería el siervo

de esta gleba

Que la tierra fuera

del primero que la pisara

del que se apresurara

a alambrarla

es echarle mucho rostro

¡Y todo está ya tan bendecido

por ese listo fariseo Leviatán o Estado

saca cuartos!

¡Y que ahora ni te dejen

asomar el gaznate

por éste u otro bello predio!

Quizás suene imbécil plantearlo

pero el hombre es el único animal

que le pone nombre y apellidos

a la tierra

¿La tierra no debería ser de la tierra?

De repente oigo un grito

Y a lo lejos me ladran un par de lebreles

Cualquiera le explica

a mi terrateniente

que se acerca

que estoy en una íntima

ceremonia  mía de estío

y no digamos

si a los chuchos

les suelto lo de mi tesis  

tipo Newton

del influjo

de la manzana ajena “in situ”

sobre el pensamiento

de Carlos Marx

 

Y… ¡Joder! ¡Rubén ¡ ¡Corre!

¡Pon  pies en polvorosa!

             ©Rubén Lapuente

REGALO DE BODAS

20120702170557-trenza-belleza-ruben-lapuente-teresa-y-su-gata-bolita.jpg

 

De una trenza

de su celaje de hebras

como una roseta

de guirnaldas

empieza

la bruma

de su belleza

Desde la platea

de la oficina

sentado en mi butaca

mientras

impaciente

espero  oír

un maullido tras la puerta

mientras tecleo

en el ordenador

bagatelas

la recreo

dentro

de su cuento

de amor de princesa

enjaezándola

con esa venda

de tocado

bajo la barbilla

con arracadas

que titubean

a la vez

voces

de plata

atando

a la lanza

de su amante

su pañuelo

de seda

o asomada

a la ventana

con sus dos largas trenzas

de escalera

a la alcoba

de su piel

de luz de rosicler

 que bebe

del surtidor

del alba

Hasta que

un maullido tras la puerta

me despierta…

 

Mientras ya cuchichea con su gata

“Que ya me hurga

en el corazón”

me dice

Teresa

que se desposa

             ©Rubén Lapuente

Para Teresa y su gata Bolita, mi regalo de bodas

AVIÓN DE PAPEL

20120520193225-avion-de-papel-belleza-de-mi-hijo.jpg

 

Es la belleza niña

hablándome

esperando

a que doble

y desdoble

pliegue en acordeón

levante

espigados

alerones

ponga

de horma del viento

arambeles

de cola

a una hoja de papel

Es la belleza

de verle

de puntillas

salvando enrejados

con la barbilla anclada

al barandal

con los dedos tirando de sí

Es su grito alocado

en la zozobra

del  fallido vuelo

cayendo

como una serpentina

o como un orgullo

en su desmayo

Es la belleza

servida

en su puro rostro de asombro

aplaudiendo

como si tocara

unos platillos

a ese nuevo avión de papel

que volaba

sereno

a media ala

y que de pronto

cuando iba ya del codo

de la suave brisa

una cabriola

caprichosa

del viento

nos lo trajo

de vuelta

ya como carne de luz

que guardo

como un tesoro

©Rubén Lapuente

            (El Rasillo de Cameros)

LA COMETA

20120310135206-la-cometa-de-papel.jpg

 

La vida es sólo deseo

niño de la cometa

Una fábula que empieza

de una racha de viento

a tu espalda

y sigue hasta

esa mano torpe

que sujeta

a la carrera

en ese volantín  

la banderola

de los sueños

inalcanzables

 

Así es la vida

niño de la cometa:

camadas de deseos

que vamos hollando

uno detrás de otro

ante la mirada

paciente

de la muerte

fija en ese cordel

de la cometa

La que tira del corazón

La que tuvo su luz

de primavera

 

Y aún resplandece

                      ©Rubén Lapuente

TE EXAMINARÁN EN EL AMOR

20120218204651-amor-dolor.jpg

 

Te examinarán en el amor

En el otoño de todo

Oh   Tan tarde ya para ti 

Andarás por ahí

como ensimismado

como cuando se garabatea

en una hoja de papel  

la vida

Y entonces  de pronto

alguien o algo

te preguntará

a tus espaldas

 memorias del corazón:

Si sólo pasaste por un cuerpo

como por una alameda

Si al amarlo recuerdas  

si era cada vez

uno distinto

Si te atreviste

a desnudarle cuando el dolor

le mudó la piel

Si al bailar con ella

vuestra canción herida de tiempo

te sonaba la música

con otro son  

en otro sitio…

 

Te examinarán en el amor

En el otoño de todo

No lo dudes

¿Y si descubres que quien

no se tendió  en un corazón

no ha vivido?

¡Oh!  Tan tarde ya para ti

 

¡¿Y si en el pequeño abismo 

de las manos

hundes el rostro?!

                        ©Rubén Lapuente

A la tarde te examinarán en el amor (San Juan de la Cruz)

¡NOS VAMOS AL RÍO!

20111217185919-mi-hijo-nadando-en-el-rio.jpg

Son escenas olvidadas

momentos que regresan

de una pequeñez

como cuando doy un par

de palmadas y digo

 ¡Nos vamos al río!

Y la brisa de mi voz

ya lleva las mismas

palabras de mi padre

solapando las mías

e igual que entonces conmigo

estalla ahora clara

la garganta de mi hijo

que viene corriendo

hacia mi

con esa gota de luz

de sol de espiga tierna

de la infancia

y a través de su abrazo

abraza a mi padre

que despierta

¡Nos vamos al río!

Y sobre la piel del agua

dulce del Iregua

desmedido

vuelve mi padre en mí

ante la zozobra

del barco de carne

de papel mojado

aprendiz de pez

a la deriva

hecho maraña de alharacas

jaleando a mi hijo

que es ya el suyo

mientras les miro

desde la orilla

como miran los juncos

                   ©Rubén Lapuente

al enseñar a nadar a mi hijo en el río despertó en mí mi padre

foto  Pablo Vicens

SIN PÁRPADOS

20111029083917-cabrachos-peces-sin-parpados-pescaderia.jpg

De lejos parecían dos llamas

pintadas en el lecho de hielo picado

de la pescadería

Dos bateles engastados en escamas de rubíes

Dos cabrachos bellísimos al acercarme

Y con los ojos abiertos

Ya no me acordaba que los peces

no tienen párpados

Que no cierran los ojos nunca

Siempre alertas

(no pueden dejar de ver

lo que no les apetece ver)

¿Despiertos duermen?

Ojos siempre circulares aún bellos muertos

Los miro y me traen la ley del mar:

Comer y ser comido

Me traen

el cebo en el sedal

o la celada red

La cita en el cantil de la muerte

Me traen la vida

que nació en el agua

El  torpe salto de esbozo de anfibio

al primer embeleso de claro de luna

Me traen…

¿No vienen nuestras lágrimas

de un poquito de su mar?

Mientras la pescadera

me habla de la sopa bullabesa

del pastel de cabracho

mientras les saco una foto

a esos dos viajeros

de la noche oscura del agua

no puedo dejar de ver

lo que ya no me apetece ver

                                 ©Rubén Lapuente

MI MANO NIÑA

20110719193800-mi-mano-nina.jpg

Ahora habría podido llamarme

Oh el haber estado bebiendo

de la misma sangre en el mismo vientre

Llegaba del colegio

 y subido a mis libros

 tirando de la borda de mimbre

le veía los huesecillos

de pájaro al trasluz

Entre mantillas

azulada la piel

parecía

un zafiro

Una princesita añil

 

¿Cómo iba a saber yo que lo vivo

también deja de moverse?

Aquel frio calambre

que me dio su cuerpo

se me entrañó en la mano:

La única que recuerda

Pero no  no  no hay dolor

¿La olvidé quizás por mirar

 desde la angustia el trajín

de la vida que todo lo aleja

que todo lo agua?

Si no la pienso se me morirá

Hoy habría podido llamarme

¿Por qué no dicharachera?:

Poetilla hermano si quieres

un halago mío en tu cuaderno

ve sacando la cartera

o culta: Oh qué poemas Rubén

he leído tan inquietantes de Silvia Plath…

 

 Ahora nos habría atrapado

toda la miel del ámbar del tiempo

En un estanque seriamos dos hojas

En una maroma dos rizadas hebras

 Oh pero no no  no hay dolor

Ahora  que crece en la palma de mi mano

 un día se me pondrá de pie

 ¿Eres tú?  Asomándose sonriendo

por sobre la orilla de mi sueño

                               ©Rubén Lapuente

De cómo iba tranquila la muerte

20110613104719-la-muerte-iba.jpg

E iba tranquila la muerte con su serón

de esparto al hombro; minuciosa

rasguñaba sutil la sombra de los cuerpos

al correr el sudario,

retornándolos a la oscura antesala

del antes del nacer, a las puertas

de aquel dulce vientre de terciopelo;

y no se le tenía temor

porque más allá del miedo no había nada;

dichosos de haber sido elegidos por el azar,

de poder haberle robado a la eternidad

ese transigido pequeño tesoro de la existencia:

se avenían a ser una mirada en el tiempo;

y ni existía la pesadumbre  

porque en lo que se subía un peldaño del día

y al tiempo que otro puñado de corazones

surcaba el fugitivo dédalo,

el ayer se borraba tan fácil

como si desempañaran el vidrio;

y nunca, nunca, nadie antes de morir

se sentía muerto:

seguían ocupados mientras se apagaban,

mientras esperaban que llegara tranquila

la muerte con su serón de esparto…

                                             ©Rubén Lapuente

BAILE DE SOMBRAS

20110530230330-sombras-ruben-y-carmen.jpg

Ha sido una canción

Su chispazo en mi sangre

me ha soltado los pies

me los ha calzado

de un suave vuelo

de hoja muerta

 

Siempre hay un recodo

que no le enseñas

que no le entregas

Y el baile

te arranca

de tu plácido refugio

Y te obliga

Te detalla

Te desenmascara

 

Y la he cogido

tan dulce de la cintura

 

La pequeñez del espacio

nos hace girar

en el remolino

de dos miradas

de dos sonrisas

Imposible escaparse

del acecho

sin tregua

de una boca

de unos ojos

 

De pronto ahí

en la pared

en nuestras sombras

 (¿el envés de la apariencia?)

cómo se siente el peso

de esta larga andadura juntos

El cansancio también

del viejo latido

del eterno amor

 

Si se diera cuenta ahora ella

 podría hasta sumergirse

 en este rio mío

oculto

reflejado en el espejo

tan claro del suyo

(Oh cómo se entrega esta mujer)

por el que me cuelo

hasta donde

ya no puede haber

nada más  

 

Alargo la melodía

en mi garganta

en la última vuelta

que demoro con ella…

 

Y al pararnos

me fijo

cómo dos sombras

en la pared

(¿por qué aún extrañas?)

se amalgaman

                              ©Rubén Lapuente

  

     Foto mi sombra y la de mi mujer

BELLO DOLOR

20110526185114-bello-dolor.jpg

Lo estoy viendo nacer

Oh venero del dolor

Casida del llanto

 

Y me mira

Y se me acerca despacio

toda hecha bruma

 

¡Oh! ¡Qué marea!

¡Qué  alud!

¡Qué llaga tan clara!

 

¡Oh! ¡Qué temblor

de sus ojeras de mar

herida!

 

Qué importa

si de amor muerto

gime

¡Oh pulgares míos

descorriendo

sus lágrimas!

 

¡Si me ha elegido a mí

para arrancárselas!

 

Oh rota mujer

sin palabras

que no me conoce

 

En la almohada

de mi pecho

hundida

¡Qué bello dolor

me clava!

                 ©Rubén Lapuente

a A.M.

HORAS DE ORO

20110221175226-horas-de-oro-el-tiempo-no-te-olvida.jpg

Viene de la profunda sima

del sentimiento

Desde un estante

o de la rendija del alba

en un cajón

Viene con viento de espigas

De tardes de esplendor en la piel

De naufragios bajo una lágrima

Viene con sus latidos

Y suena como rio

Como rápida vena de rio

Fresco y antiguo

Hoy de Mozart  

Mañana serán unos versos de Giannuzzi

o de los que guardo de mi padre

secretos   humildes:

“qué de días me esperan de amor…”

 

Son las horas de oro puro

 que se arrancaron

 

¿Y las tuyas?

¿A qué esperas?

                           ©Rubén Lapuente

AQUEL VIAJE EN TREN

20110217213320-tren-suicidio.jpg

Me sorprendió que aquel hombre 

trepara por la abierta ventanilla de guillotina

del vagón de aquel viejo tren

Ya detrás del cristal

al tiempo de arrojarse

me sostuvo un instante la mirada

Tiré de la palanca de freno de emergencia 

como si reprimiese violentamente

el salvaje galope de un caballo

El tren se estremeció

Bajé deprisa

Allí en la cuneta  sentado

con la mitad de la cara ensangrentada

moviéndose como una mecedora

el hombre gemía largamente

pero no eran alaridos de dolor no

eran sólo de pánico

del terror de seguir vivo

                                      ©Rubén Lapuente

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris