Facebook Twitter Google +1     Admin

LA ÚLTIMA HORNADA

20150201084343-villanueva-cameros-jose-manuel-barron-panadero-ruben-lapuente.jpg

Ahora sale la última hornada

Será la última vez que

desde el pescante

de la calesa del viento

se pasee ese largo olor a pan

por las calles de Villanueva

 

Cien años de nieve de harina

en el zaguán de la panadería

y me sorprende ver a José Manuel

atreverse a barrer 

la memoria de todos

como si fuera así de sencillo

desmantelarla

cuando hasta  

en el corazón de las piedras

duerme ese aroma

que nos mantenía vivos

"…aquí sólo nace ya la primavera"

 

Esa hora dorada

Ese camino al obrador

Esa cicatriz de llamas de ramas rotas

Esa caliente hogaza de carne pura

de harina que ahora me envuelve

en una hoja de periódico atrasado…

volcán de lava de trigo al partirla

 

"...ahora atentos a la bocina

a medio día de una furgoneta"

 

Horneada de soledad vendrá

la calesa del viento mañana

Y de tristeza

                                ©Rubén Lapuente

                              Villanueva de Cameros

 

Foto J.M.Barrón  

01/02/2015 08:43 rubenlapuente #. RITOS( 10 )

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Noches de luna

"Esa hora dorada
Ese camino al obrador
Esa cicatriz de llamas de ramas rotas
Esa caliente hogaza de carne pura
de harina que ahora me envuelve
en una hoja de periódico atrasado…
volcán de lava de trigo al partirla"

Se huele, se huele.. mmmm

Fecha: 01/02/2015 12:30.


gravatar.comAutor: cuspedepita

¡Que pena! Nuestros pueblos van muriendo poco a poco sin nadie que mueva un dedo. Pocos votos...no interesamos.

Fecha: 01/02/2015 17:49.


gravatar.comAutor: Julio G. Alonso

Me pido una hogaza como las de antes. Siempre un placer, Rubén.
Salud.

Fecha: 06/02/2015 12:48.


gravatar.comAutor: Joselu

Uno de los recuerdos más recurrentes de mi niñez es cuando iba a comprar el pan por la mañana antes de ir al colegio. Era el horno de San Valero. Pasaba por un largo corredor y en él me encontraba el horno donde los hombres en camiseta incluso en invierno horneaban el pan como se hacía antes de los procedimientos industriales. Las lenguas de fuego se veían y a ellos maniobrar con largas palas para cocer el pan. Ese olor a los fermentos del pan es uno de los más hermosos que recuerdo. Tu poema evoca ese lugar de mi memoria que parecía dormido. Pero fue en Zaragoza cuando yo tenía tres años o cuatro e iba a comprar el pan. Era niño pero me movía por todo el barrio como hacían los niños de antes. Ese momento de entrar en el horno tenía misterio, y el sabor del pan tampoco se olvida.

Fecha: 10/02/2015 20:28.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris