Facebook Twitter Google +1     Admin

PATIO DE LUCES

20080622115920-camisa-amor.jpg

                    

                                                a Yara

"Solo me queda su aroma

que aún vive                    

en esta ropa ajada.

Y la llevo puesta.

Y si la ve arriba,

tendida, lavada,

lo hago sólo

para que se vaya

mi olor de ella”

 

Debería haber caído iluminada

del cielo de la melancolía

a éste mismo patio de luces

como maná de ropa tendida:

Volatinera y huérfana

camisa en mis manos.

Con las entrañas floreciendo

por la curva del cuello,

respirando por los bordes

de los puños:

Tela ya ni manjar de polilla.

La creía sin dueño,

sin huesos,

como solitarios

e inservibles calcetines

(podrían suicidarse a pares)

que nadie me reclama.

 

Pero me llegó su voz

desde lo alto:

 

-¡Es mía! ¡Ahora bajo!

 

Le di su refregado

y casi secreto remiendo.

 

Desde entonces,

al cruzarme con ella

¡Chis…!- me dice-

Llevándose el dedo

índice a los labios.

                          Rubén Lapuente

                         de Sábanas de luz

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris