Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema MISCELÁNEAS( 6 ).

rubenlapuente

GLOSARIO DE LA TARDE

20111119211107-haiti-galletas-de-barro-glosario.jpg

 

Amnesia

Mi hijo ya no recuerda su infancia, sin embargo la mía la he recuperado viviendo la suya.

 Dignidad

Ese gesto de rechazo de Jesús el Galileo al acercarle a los labios en una rama de hisopo una esponja embebida en vinagre te debería siempre doler de (impía) sed de horror.

 Envés

Bajo la almohada corre un fresco río en el que sólo navega muy suave el dorso de las manos.

 Haití después del terremoto: más de lo mismo de antes

Cómo contártelo para que lo sientas. Aquí en Cité Soleil (Puerto Príncipe, Haití) te daría vergüenza  recordar tu infancia. Sería un insulto. Mira, sólo tienen para dormir el estómago unas galletas de adobe: Arcilla, sal y manteca. “No me saben feo, me quitan el hambre” Te dicen esos niños, vivaces como lagartijas, tramposos, de vuelta de casi todo. Y te sacan la lengua tiznada de tierra. Aquí se tienen muchos hijos porque la mitad se les mueren. Los colonos les dejaron un inmenso claro de luna. Una tierra enferma que no se queda entre los dedos. Pero eso sí, comestible. Y un mar doliente de deuda. Un país que se liberó de su esclavitud y que ahora comercia con sus hijos. Los llaman los “restavec” que significa “quédate con” Por 50 dólares, con sólo siete, ocho, nueve años, los venden como criados a otras familias sin escrúpulos. Son los nuevos esclavos: Los nadie, los hijos de nadie, los dueños de nada. Que ahora mismo están odiando en su infierno negro.

 Heroína

¡Intrépida mariposa cruzando el mar de flor en flor de cada ola!

 Juguetes

Pasó una niñez maravillosa: no dejó ni un juguete en pie.

 Mar

Cuando llevé a mi hijo  por primera vez a que viera el mar nunca pensé que fuera él el que me lo enseñara tan hermoso  en el perfil de su rostro niño.

 Pie

Cuantas veces de noche entramos en los brazos frescos del sueño de la mano del pie asomado fuera de la cama.

 Solitario

Cuando voy solo por el bosque de hayedos y robledales de Cameros me gustaría que alguien me acompañara para compartir la sensación de algo único que se pierde en uno mismo.Pero cuando voy acompañado preferiría  ir solo que esa sensación se me queda a medio camino entre las ramas y mi solitario corazón.

                                                                                ©Rubén Lapuente

19/11/2011 21:11 rubenlapuente #. MISCELÁNEAS( 6 ) No hay comentarios. Comentar.

APUNTES DE OTOÑO

20111109210921-otono-apuntes.jpg

 

Acebo

Miraba el amanecer en las hojas del acebo.

Amante

Cuando él le dijo que parecía que siempre estaba con otro, ella dejó de fumar.

 Amor furtivo

Oyeron una arcana llamada de otoño. Dejaron la piel falsa en el coche. Ya como dos venados al vaqueo de cazadores, a la andanada de furtivos. Enamorados pandearon los cuellos para el cortejo mutuo. Pisaron los brezos con sus propias manos. De la cordillera del dorso de ella bajaba un reguero de baba. Un disparo segó la llama, les reconoció desnudos. Y corrieron hacia el coche perseguidos por una jauría de perros que les miraban como venados.   

 Descanso

 Cada noche, al despertarle la próstata, el teatro del sueño también le daba una tregua,bajando el telón del entreacto.

 Dulce

Demoraba tanto la dulzura en la cama que embotaba sábanas en almíbar.

 El hombre que acariciaba a los ciervos                    

Me encontré en el bosque a un hombre llenando sacos de maleza. Hago jergones de hojarasca para la noche de los ciervos, me dijo. A cambio, me dejan ellos acercarme tanto, que la caricia de mi mano temblorosa ya vuela sobre sus lomos de bronce.

 Estrías

Después de dar a luz, la sirena que tenía tatuada en el vientre  se quedó encinta.

 Jardineros del otoño

Ayer los vi saliendo del bosque. Bajaban por la ribera del río hacia la niebla dorada de los álamos. Los reconocí porque tenían la melancolía presa en la mirada y al sacudirse la polvorienta ropa de trabajo, dejaron tras de sí una estela fatigada de oro.

 Peluche

Del altillo he salvado la vida a mi viejo ciego peluche. Tiene la misma edad que yo. Y aún esconde mi miedo niño de oscuridad.

  Sal de la vida

 A los pájaros que rondan mi casa les veo picotear el muro de piedra de la fachada. Creía que afilaban sus picos en el cemento. Pero es el salitre que rezuma la pared lo que buscan y saborean. Y todas las mañanas se dan un ágape de granos de sal de la vida. Disfruto viéndoles suspendidos en su escalada libre. Y no haré nada para espantarlos. Y eso que debería velar por su salud, que ahora el colesterol lo tienen por las nubes.

 Tronar                                           

En la orquesta sinfónica del bosque nada ni nadie desafinan.

                                                 ©Rubén Lapuente

                                                                                                                                 

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris